Algosur

El punki que quiere ser futbolista

El fútbol y la música parecen mundos antagónicos, dos realidades bien diferentes que mantienen un idilio especial, y no solo por el fenómeno fan existente dentro del colectivo, sino porque estos dos espacios mantienen un nexo en común; la pasión. La emoción manda dentro del deporte rey, pero también en la música, sea cual sea su género.

“Jugar al fútbol siempre ha sido mi primera opción desde que empecé, pero las música me ayuda y hay veces que llegas ofuscado de un entrenamiento, empiezas a tocar y te olvidas de todo el mal rollo”. Quien habla es Guillermo Cross, más conocido como Guille Cross. A sus 20 años, este estudiante pasa de acudir al Alvar Núñez por las mañanas para acabar su Bachillerato a entrenar por la tarde con jugadores que han militado en equipos de Primera o Segunda División. Es un futbolista a medio hacer, pero Guille también es punki.

“El punk dentro del fútbol es muy poco conocido, con la excepción de los ultras”. El centrocampista del Xerez DFC compagina estudios y fútbol con la música, y más en concreto con el hardcore punk. Y es que, desde hace años, Guille es el batería de ‘My first Skate’, grupo jerezano que incluso ha llegado a tocar en el festival Sherry Sound este pasado verano y con influencias que van  “desde Hendrix hasta Bad Religion o grupos más actuales, aunque siempre nos ha encantado el ‘old school’ (The Clash, Ramones, Sex Pistols o Rancid) y por ahí tiramos”. “En el mundo del fútbol algunos ven la música como otro mundo, otro tipo de vida, pero yo siempre he estado relacionado con las dos y las he llevado muy bien”, apunta el futbolista.

“Dos mundos bien distintos”, señala Guille, pero no separados. Él es el ejemplo. La música, y en concreto el punk, y el fútbol tienen raíces profundas. Uno de los ejemplos más evidentes del idilio entre este género musical y el balompié es el St. Pauli, club alemán que se ha convertido en las últimas décadas en el símbolo mundial para el punk y subculturas parecidas. Artistas como Bad Religion, Asian Dub Foundation o The Sisters of Mercy han mostrado su apoyo a un equipo que tiene una calavera como símbolo no oficial.

Futbolista y batería -por la tarde también trabaja de monitor de menores-, Guille tiene claro que lo que tira es el balompié, desde los tres años, que se puso a darle patadas a un balón, pero la música también ha formado, y forma, parte importante de su vida. “Con ‘My First Skate’ empezamos en serio hace cinco meses, aunque realmente llevamos ya unos años“, recuerda el xerecista, quien reconoce que es “un problema compaginar la música con el fútbol, sobre todo por los horarios de entrenamiento, pero como es un grupo de amigos podemos decidir las horas”.

Lo que tiene claro Guille es que “mientras uno esté concienciado de lo que tiene que hacer, se puede hacer”. Ahora disfruta del fútbol, “aprendiendo dentro del campo con buenos futbolistas y con el míster, que es el jefe”, pero no deja de lado su carrera musical, aunque en el vestuario no se atreva a darle a las baquetas: “Yo no me atrevo, mi soniquete aquí -en el Xerez DFC- solo lo tengo en las piernas”. Lo que no hace Cross es ocultarlo. “La mayoría lo sabe”, asegura, aunque matiza que “no es algo de lo que me sienta muy identificado con el resto de mis compañeros. Cada uno tiene su estilo, pero no es algo de lo que me avergüence”.

Ismael Jordi pasó de defensa del Jerez Industrial a tenor internacional. El jerezano aseguraba que le imponía más el público a la hora de dar un recital que la parroquia de un campo de fútbol.  “Puede que el público de un concierto imponga más, pero en un estadio es más fácil que el público se ponga a animar que en un concierto”, asegura Guille, quien ha seguido el camino de otros futbolistas que también compaginaron su carrera futbolística con la música.  Juan Pedro Ramos, el ‘Pirata’, sigue dando bolos a día de hoy con su grupo ‘Punk Rayao’, pero ya daba recitales con su guitarra en los desplazamientos con el Xerez. Diego ‘el de la Margara’, más conocido como Dieguito, daba pataítas tanto en el césped del Ramón de Carranza como en un ‘tablao’, y Fernando Morán  compaginaba su profesión de futbolista con su devocion por la musica, siendo batería del grupo ‘Hacia Dónde’. Más rockeros eran Germán Burgos, actual ayudante de Simeone en el Atlético de Madrid, o Alexi Lalas, capitán de la selección norteamericana de fútbol que lidera su propio grupo de rock.

Son muchos los casos -Rod Stewart jugó en el Brentford y estuvo a prueba en el FC Barcelona-, ejemplos del idilio entre música y fútbol, sea cual sea el estilo, sea cual sea la división. Futbolistas músicos, o músicos con alma de futbolistas, como John Lennon o Bob Marley, que dejan claro que la relación entre estas dos realidades sigue patente, que no son mundos diferentes, a pesar de lo que pueda parecer. Guille Cross sigue centrándose “en el fútbol, es mi vida desde los tres años”, pero mientras tanto ¡Larga vida al rock… y al fútbol!

Sin comentarios

Escribir un comentario

Agrotecma
Aguas del Huesna
xerintel
Gestoria Cadiz

Encuesta

¿Existe islamofobia en Jerez?

Cargando ... Cargando ...

Hemeroteca

diciembre 2013
L M X J V S D
« nov   ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Síguenos en Twitter | @reporterosjerez

Twitter Authentication data is incomplete

Videos

Unable to get Youtube feed. Did you supply the correct feed information?

Síguenos en Facebook

En el corazón del Xerez CD

Noticias, Fotos, Vídeos. Completa información al alcance de todos los xerecistas.

Xerez CD

La cantera también juega

Crónicas, resultados, fotos. Participa. Sé protagonista.

Xerez CD

Agenda

Agenda
Rodal Cash

Barrio a Barrio

Servicios