Junta economía, ciencia y empleo

Archivo | Virginia Montero

Admirar a los admiradores

Cada vez que llegan estas fechas, vuelve a resurgir en mí un sentimiento de admiración hacia las personas que viajan miles de kilómetros desde diversas partes del mundo para asistir a cualquiera de las manifestaciones del Festival de Jerez: sus cursos, sus espectáculos, sus actividades paralelas.

Habrá entre ellos personas que pueden permitirse el dispendio de vivir 15 días en un hotel o un piso de alquiler, comprar vestuario especializado, tapear en los tabancos mañana y noche, acostarse alguna que otra vez casi al alba, pero sé que hay también quien sacrifica otras muchas cosas en su vida, otros viajes, para poder estar unos días en el ambiente del festival y aprender un nuevo giro de muñeca, un paso desconocido, de los queridos maestros que solo pueden ver en vídeo desde sus lugares de origen.

Ellos llegan aquí con los ojos y la mente abiertas, con ganas de conocer todo lo posible del mundo del flamenco. Y a mí me admira de ellos su disposición, su entrega, sus idas y venidas incansables de los cursos al CAF, del Villamarta a la Sala Paul, de la bodega a la Compañía. El centro toma esos días otro colorido, otra algarabía.

Siento admiración y también un pellizquito de orgullo, por qué no decirlo, porque gentes de todo el mundo disfrutan y aman una manifestación artística propia de esta tierra.

 

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (0)

Vuelve el cole, vuelve la Marea Verde

A clase no solo han vuelto los alumnos sino también las camisetas verdes que tanto se dejaron ver el curso pasado. El colectivo regresa a las protestas como se marchó: con organización, con las ideas claras y con la firme convicción de que lo suyo es una carrera de fondo. No han perdido un minuto y ya en la primera semana se han celebrado actividades en la ciudad y en toda Andalucía. Leer noticia completa

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (0)

Tristeza

Aunque el propósito de estos párrafos es una mirada distendida a lo que nos rodea, esta semana no logro sustraerme de la tristeza que ha dejado en la ciudad la muerte de Manuel y María Rosa en el brutal accidente de tráfico del jueves 18. Con 17 y 15 años perdieron la vida en la carretera por cruzar su inocente camino con quién no debía ir siquiera conduciendo.

Cuando una ciudad está conmocionada por una brutalidad así se nota y la pena ha sido palpable estos días por las calles. Vecinos, familiares, compañeros de trabajo… en todos los círculos se ha comentado el triste suceso. No es imaginable el dolor de las familias pero en esta ocasión creo que a mucha gente que ni siquiera conocía a los chicos se les ha encogido un poco el corazón. Dos muertes injustificables, demasiado tempranas, violentas, sin razón de ser, que han extendido el luto por todo Jerez. Descansen en paz.

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (0)

La semana de Jerez

En Jerez no nos quedamos cortitos en celebraciones varias y eventos a lo largo del año, eso está claro, pero si hay una fiesta consustancial a la ciudad es la Feria. En esta ocasión, además, la cercanía del Gran Premio de Motociclismo con esta semana ha propiciado que la localidad no salga de un acontecimiento para meterse en otro, sin apenas respirar y hacer balance. Se trata, sin duda, de la semana más importante para Jerez en mucho tiempo, la semana en que muchos negocios pueden ver salvados varios meses de holgada existencia a fuerza, eso sí, de dejarse el lomo trabajando 20 horas al día. Bienvenida sea.

El ambiente en las primeras horas del Real es distendido, alegre, como si todos estuviésemos de acuerdo en hacer un paréntesis en los sinsabores de estos tiempos. Pero, aunque necesitemos unos días de cierto descanso festivo, los retrasos en los pagos a trabajadores, los EREs, las cifras del paro, los avisos de desahucios y las huelgas siguen ahí, bien presentes entre las muchas familias que por desgracia los padecen.

Intentemos disfrutar un poco de la Feria para que la ciudad recupere un poquito de su antigua alegría. Hay que recargar las pilas con un simple y barato paseo por el Hontoria, coger nuevas fuerzas para no parar en la lucha diaria y ganarle la batalla a la tristeza que, últimamente, se asoma más que nunca por las calles de Jerez.

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (0)

El Festival de Jerez y de los jerezanos

Hoy tengo que hacer una confesión. Es sano hacer autocrítica de vez en cuando y ésta es una de las que más a menudo reconozco: no fui consciente de la importancia del Festival de Jerez hasta que no lo vi desde dentro como periodista. Sé que hay jerezanos que piensan hoy lo que yo pensaba hasta entonces, aunque espero que cada vez sean menos: que los ciudadanos no disfrutan de su festival, que hay gente que ni siquiera sabe que se está celebrando y que creen que no repercute en exceso en la economía local.

Cuando veo día a día la cantidad de artistas que desfilan por nuestros escenarios, la cantidad de medios de comunicación de otros países que acuden puntuales cada año a su cita con Jerez, cuando me cruzo por la calle con grupos de alumnas con faldas de baile camino de sus cursos hablando en diferentes idiomas… me doy cuenta de la importancia que estos 16 días que están a punto de llegar (del 22 de febrero al 9 de marzo) tienen para la ciudad. Es sinónimo de reservas de hoteles, de pisos alquilados, de venta de entradas, de almuerzos y cenas en los bares del centro, de compras para nuestros sufridos comerciantes y kilos y kilos de imagen positiva para la ciudad.

Es triste pero a veces es necesario que alguien de fuera -un periodista alemán, un cursillista canadiense, un aficionado madrileño- te abra los ojos y te haga ver que tenemos una pequeña joyita que ya quisieran muchas ciudades, que el nombre de Jerez suena más allá de las fronteras nacionales gracias al Festival y a su pulida maquinaria.

Así que cojan un programa, miren sus agendas y hagan la prueba: vayan a dos de las actividades del festival (hay citas gratuitas) o a un espectáculo, y miren a su alrededor: es el Festival de Jerez y de los jerezanos.

 

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (1)

De nuevo, la rutina

El primer lunes de este año va a ser martes. Este 7 de enero todos, en mayor o menor medida, volvemos a la normalidad: a los horarios regulados de sueño y comidas, al trabajo,… La rutina vuelve a instalarse ya en nuestras vidas hasta prácticamente el verano, con las esperadas interrupciones de la Semana Santa y la Feria.

Aunque comentemos con los familiares y amigos que ya se acabó lo bueno, lo cierto es que muchos de nosotros ya teníamos ganas de recuperar ciertos hábitos, que por eso dicen aquello de que el hombre es un animal de costumbres. De un día para otro, los adornos navideños, el Nacimiento, los polvorones y las cajas de regalos desaparecen del salón y, por desgracia, algún que otro abeto acaba  paliducho junto a los bombos de basura de cualquier barrio (por cierto, se deben llevar a los viveros municipales para que los replanten y no abandonarlos así).

Nunca se cansa una de ver a los familiares y amigos que están lejos y que vuelven a casa como el turrón, pero sí que terminan haciendo estragos las comilonas y los trasnoches, por ejemplo. Puede parecer increíble, lo reconozco, pero mi estómago echa de menos el jamón de york y la lechuga. El ciclo anual comienza de nuevo y ahora es tiempo de apuntarse al gimnasio otra vez, de intentar dejar de fumar y de estudiar inglés un par de días, hasta que se nos olviden los buenos propósitos. Enero es como septiembre, un mes de metas y buenas intenciones. Otra cosa es dónde queden en unas semanas…

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (0)

Con los vellos de punta

Aunque siempre intento que este pequeño espacio que lleva mis pensamientos sea en clave positiva, hoy voy a hacer una excepción inevitable. Las cifras de personas sin hogar atendidas por alguno de los recursos sociales de Jerez durante este año son escalofriantes, alarmantes y crudas. Cuarenta ciudadanos duermen cada noche en la calle y los alojamientos temporales han realizado más de 800 asistencias.

Escuchar cualquier historia humana, o incluso a los responsables de estos colectivos cuando dicen “esto va a peor, hacen falta más plazas” no puede dejar indiferente. El otro día se hizo un nuevo llamamiento de recogida de alimentos para el comedor de El Salvador, donde más de 200 personas han ido por primera vez en busca de algo que echarse al estómago. Entre esas personas hay vecinos que se han quedado en paro y no encuentran otro trabajo, agobiados por la hipoteca y con avisos de desahucio en el buzón cuando hace unos meses jamás se hubieran imaginado en esa situación. Todos somos más pobres y en el borde del precipicio, cuando antes había diez personas, ahora hay cien haciendo malabares para no despeñarse.

Aunque desbordados por la demanda, podemos estar orgullosos de que en Jerez haya recursos a los que acudir, puertas a las que llamar en una situación desesperada. Organizaciones sociales y voluntarios llenan esos espacios adonde no llegan el dinero ni las administraciones. Cada uno dentro de sus posibilidades da respuesta a las necesidades cada vez más crecientes con la certeza de que pronto haya una luz al final del túnel.

 

 

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (1)

Mmmm… mostos, polvorones, castañas…

Bajan las temperaturas, llueve, hay que rescatar del fondo del armario la ropa de invierno, los días se acortan… pero algo bueno tenía que tener el invierno: este puente de Todos los Santos había que inaugurar la temporada de mostos y así se ha hecho, al menos, yo. Una costumbre que parece que cada día está ganando adeptos, por muchas calabazas de Halloween que nos inunden. Los fines de semana, establecimientos como El Corregidor, Domi, San Cayetano, Tejero y un largo etcétera se llenan de familias y amigos que atiborran sus mesas -junto con la insustituible jarrita de mosto- de ajo, berza, menudo, ‘venao’, ‘carrillá’ y otros platos propios de la época y del entorno.

Es el primer frío el que pone a punto el mosto y por eso las botas suelen estrenarse a primeros de noviembre. Estas visitas anuales a las viñas de los alrededores de la ciudad se están incluso haciendo famosas fuera de Jerez y son muchos los foráneos que quieren sumarse a la propuesta, para bien de nuestra triste economía local. Y si a eso le unimos que ya hace unas semanas que tenemos a los castañeros en la calle, que los polvorones han hecho su aparición y que se avecinan los pestiños, ¡que tiemble el peso!

Otra vertiente de los mostos, igual de atractiva, es donde lo venden a granel sin servir comidas. Suelen ser fincas familiares en las que tienen unas pocas de botas. Es habitual encontrarse allí a parroquianos que llevan sus propios papelones de chorizo, tortilla o chicharrones para acompañar los vasos, sentados junto a la viña. Y uno se puede llevar su botella de plástico -originariamente de Coca-Cola- rellena con el preciado mosto tradicional  para tomar en la seguridad del hogar y alejado de los controles de alcoholemia. ¿Qué más se puede pedir?

Ante este panorama tan apetecible no es de extrañar que la primavera sea para muchos, en vez de una alegría, una cruel ‘operación bikini’.

 

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (2)

Fruterías como champiñones, oiga

¿No se han dado cuenta? Seguro que en su misma calle, en la de al lado, o en alquier rincón de su barrio, han abierto últimamente una nueva frutería. Hasta tres he visto yo con apenas 100 metros de distancia. Qué me gustan las fruterías con todos sus colores y formas, con su frescura, con esa promesa de sabores refrescantes … y ahora hasta es difícil elegir dónde entrar.

No creo que esta proliferación de fruterías que ha vivido la ciudad en los últimos meses se deba a que los jerezanos seguimos una dieta muy sana. Tiene que ser, más bien, consecuencia del desempleo que nos ha agarrado de la yugular y no nos suelta, y de que se trata de un negocio que se puede poner en marcha sin una inversión excesiva. Además, en estos establecimientos se está extendiendo la costumbre -que yo solo conocía hasta hace poco en una tienda- de vender en cantidad para que resulte más barato. Todos salen ganando: el vendedor porque vende más y el comprador porque se lleva varios kilos de patatas por unas monedillas. Menudas tortillas salen de ahí.

Los que vieron la oportunidad de negocio antes que nadie han jugado con ventaja, sin embargo, los que se han apuntado al carro un poco más tarde lo han tenido más complicado. Por desgracia, el mercado se satura de todo -también de pimientos- y ya he visto más de una de estas tiendas que abrieron con tanta ilusión con la persiana bajada y el cartel de ‘Se Vende’. Pero no se desanimen si los tomates no maduraron esta vez, ya habrá otra oportunidad.

 

 

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (2)

La necesidad de rutina

No voy a inventar nada si digo que el hombre es un animal de costumbres. A todos nos gustan las vacaciones, suspiramos por tener un par de días alejados de la ciudad, del colegio de los niños, de las tareas diarias… pero, en lo más íntimo de nuestro ser, añoramos el café con el compañero de trabajo, el sentarnos a planificar el día, organizar bien nuestras pocas horas de ocio que, precisamente por ser escasas, se aprovechan más.

Escuchaba el otro día en el autobús a un par de madres que, peligrosamente, se exponían a que un volantazo brusco las revoleara dentro del vehículo ya que, con una mano controlaban a sus churumbeles y con la otra cargaban con su propio bolso y las consabidas mochilas escolares. ¡Menos mal que ya ha empezado el colegio! ¡Con la de cosas que tengo que hacer! se decían la una a la otra comprendiéndose instintivamente con la mirada. Todavía estaban morenas del largo verano, de la piscina y de la playa, pero me dio en la nariz de que no era por estar tumbadas en la arena viendo pasar las nubes sobre sus cabezas.

En septiembre la ciudad se despereza del letargo estival, resurgen las actividades interrumpidas por el verano y los atascos de las horas puntas. Las tiendas vuelven a abrir por las tardes, las administraciones funcionan a pleno rendimiento y se puede coger hora para el médico, sí señor, por la tarde. Septiembre es el mes de los coleccionables de ganchillo y de los propósitos habituales: estudiar inglés, adelgazar e ir al gimnasio. Algunos lo harán durante unos días, quizás semanas, pero a la mayoría el sofá volverá a engullirlos con ese recuerdo ya lejano del verano ocioso. Pero, desengañénomos, necesitamos volver a la rutina del invierno, aunque a los dos días estemos añorando de nuevo las vacaciones.

 

Noticia de Opinión, Virginia MonteroComments (1)

xerintel

Encuesta

¿Existe islamofobia en Jerez?

Cargando ... Cargando ...

Hemeroteca

mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Síguenos en Twitter | @reporterosjerez

Twitter Authentication data is incomplete

Videos

Unable to get Youtube feed. Did you supply the correct feed information?

Síguenos en Facebook

En el corazón del Xerez CD

Noticias, Fotos, Vídeos. Completa información al alcance de todos los xerecistas.

Xerez CD

La cantera también juega

Crónicas, resultados, fotos. Participa. Sé protagonista.

Xerez CD

Agenda

Agenda
Banner Piñero Abogados

Barrio a Barrio

Servicios