Rodal Cash

La Orquesta Álvarez Beigbeder y el Coro del Teatro Villamarta, de la mano

La Orquesta Álvarez Beigbeder, bajo la dirección de José Ramón Hernández Bellido, y el Coro del Teatro Villamarta protagonizan hoy en el coliseo jerezano un gran concierto sinfónico-vocal en el que interpretarán el ‘Réquiem’ de G. Fauré. El programa incluye también obras de Vivaldi y Mozart.

Al inicio del espectáculo la Orquesta Álvarez Beigbeder hará sonar los compases del ‘Concierto en Mi menor RV 484’ para fagot, cuerda y bajo continuo de Antonio Vivaldi (1678-1741), en el que actuará de solita Begoña Roche.

Vivaldi escribió 39 conciertos para fagot, dos de ellos incompletos. Después del violín –para el que compuso más de 200 conciertos- el fagot es el instrumento para el que mayor número de obras creó. Aunque es difícil datar con precisión, se estima que la mayor parte de esta producción fue compuesta entre 1728 y 1737. La redacción de la parte solista demuestra un profundo conocimiento de las capacidades técnicas y recursos expresivos del instrumento.

A continuación la joven orquesta interpretará la ‘Sinfonía núm. 25 en Sol menor KV 183’ de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791). Compuesta en Salzburgo en 1773, esta pieza es una obra de juventud –el compositor contaba con sólo 17 años- y es la primera de las cuatro escritas en esta tonalidad.

La ‘Sinfonía número 25 en Sol menor KV 183’ nace tras un intenso periodo creativo y parecer ilustrar la unión del impulso y el sentimiento trágico que Mozart siente por la influencia del ‘Sturm und Drang’, un movimiento artístico de la época que estableció como fuente de inspiración el sentimiento en lugar de la razón.

En la segunda parte se sumarán el Coro del Teatro Villamarta, la soprano María Ogueta y el barítono David Lagares para abordar una de las obras corales creada por Gabriel Fauré (1845-1924), el ‘Réquiem en Re menor, Op. 48’. Se trata de una de las más hermosas y populares misas de réquiem. Escrita entre 1886 y 1888 fue interpretada por primera vez en la Iglesia de la Madeleine de París.

Al escribirla, Fauré ajustó el tradición orden litúrgico omitiendo la ‘Sequence’ (conformada por el ‘Dies Irae’ y el ‘Rex Tremendae’) y añadiendo ‘In Paradisum’ al final de la obra. Desaparece, por tanto, el apocalíptico horror de la ira de Dios para concluir con una serena, definitiva y confortable visión del cielo.

Algunos acontecimientos personales vividos por el autor durante su creación pudieron influir en la obra. Y es que, apenas iniciada la composición, murió su padre y, antes de concluirla, falleció su madre. Así las cosas, el ‘Réquiem’ de G. Fauré puede parecer una expresión de tragedia personal. Fue interpretado en 1924 en su propio funeral.

Sin comentarios

Escribir un comentario

xerintel
Gestoria Cadiz

Encuesta

¿Existe islamofobia en Jerez?

Cargando ... Cargando ...

Hemeroteca

Síguenos en Twitter | @reporterosjerez

Twitter Authentication data is incomplete

Videos

Unable to get Youtube feed. Did you supply the correct feed information?

Síguenos en Facebook

En el corazón del Xerez CD

Noticias, Fotos, Vídeos. Completa información al alcance de todos los xerecistas.

Xerez CD

La cantera también juega

Crónicas, resultados, fotos. Participa. Sé protagonista.

Xerez CD

Agenda

Agenda
Algosur

Barrio a Barrio

Servicios