Banner inferior, Piñero-Romero abogados

24 de septiembre, el día de la Merced

Vídeo de la salida procesional de la Merced, el año pasado, por las calles de la ciudad

24 de septiembre. Festividad de la Merced. Onomástica de la patrona de la ciudad, la que desde la Basílica lleva siglos, muchos siglos, velando, protegiendo y amparando a esta ciudad que este martes, desde las seis y media de la tarde, se volcó un año más con su guardiana. 24 de septiembre, comienzo de un otoño que presagia olor a nardos envolviendo una devoción centenaria, recuperada felizmente para esta ciudad por los padres mercedarios, tras muchos años de letargo. 24 de septiembre, fiesta local en Jerez. Fiesta, porque es el día de la Virgen de la Merced.

La Basílica se quedó pequeña para acoger a todos los devotos que quisieron besar la reliquia que se esconde tras el manto de la patrona. Desde las siete y media de la mañana, cada media hora se celebró una eucaristía en la sede de los padres mercedarios, hasta las once de la mañana, momento en que comenzó la solemne pontifical, presidida por monseñor José Mazuelos Pérez, obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez. En dicho acto se renovó el Voto de la ciudad por parte del Excelentísimo Ayuntamiento de Jerez. Tras esta eucaristía solemne, a la una de la tarde tuvo lugar la eucaristía de los costaleros de la Merced, que gozan del privilegio de tener sitio reservado en un día en que las peticiones se multiplican por la Merced.

A las seis y media comenzó la procesión, con la salida de la cruz de guía, con la patrona encontrándose en el dintel de la Basílica a las siete en punto de la tarde. El recorrido, habitual en esta procesión, fue el siguiente: Plaza de la Merced, Merced, Plaza de Santiago, Ancha, Por-Vera, Larga, Plaza del Banco, Eguilaz, Tornería, Plaza Rafael Rivero, Plaza San Marcos, Padre Rego, Plaza de la Compañía, Francos, Plaza San Juan, Plaza de los Ángeles, Oliva, Plaza de Santiago, Merced y Plaza de la Merced. El acompañamiento musical corrió a cargo de la Banda Municipal de Música, mientras que abriendo el cortejo se situó la Agrupación Musical San Juan. Un año más, el capataz del paso fue Martín Gómez Moreno, quien mandó las más de dos cuadrillas que componen los hombres de la Patrona, un reducido grupo de costaleros privilegiados por portan a la Madre de Dios. El fervorín, que sucede cada año cuando la Virgen llega al final de la calle Merced, estuvo a cargo del periodista Gabriel Álvarez Leiva, delegado diocesano de Medios de Comunicación Social y fue el siguiente:

¡La basílica te aguarda,

morena Madre y Señora,

mas deja que el fervorín

en mi boca sea confín

de tu procesión, Patrona!

 

María de la Merced,

nos has visto por las calles,

conoces ya nuestro anhelo

y contemplas desde el cielo

amor y penas a pares.

 

Hemos querido ser nardo

pero nos sentimos presos.

Te hemos musitado “guapa”

y en tu templete de plata

se arracimaron los rezos.

 

Pero nos falta alegría

y, en nuestra pequeñez,

doblegamos las rodillas

creyendo lejos la orilla

de nuestro mejor Jerez.

 

Tu salida de este año

que ya llega a su final

nos permita la hermosura

de sentir sin más fisuras

que la fe no ha de faltar.

 

-1-

La mía te nació cerca.

Lo quisieron Juan y Luisa.

El primero ya contigo,

la segunda ese abrigo

que en su vejez propicia.

 

Te conocí de la mano

de mis padres aún muy niño.

Sabatinas setenteras

alimentaron la espera

de quien vendimia en tu liño.

 

Y aprendí aquellas salves

balbuceadas sin tino.

Y subí las escaleras

del camarín y a tu vera

hoy cuando vuelvo me inclino.

 

Libera a las familias

de desestructuración.

Procúrales, como a mí,

aquel calor que sentí

y me llenó el corazón.

 

María, tan maternal

que tu seno nos ofreces,

acaba ya con la lacra

que cercena y masacra

la vida desde los vientres.

 

A los jóvenes que ves

con futuro tan incierto

convócales a tus plantas

y aliéntales la más santa

travesía del desierto.

 

-2-

Al matrimonio unión,

a los mayores su sitio

y a todos que en tanta lucha

nunca pierdan esa escucha

que necesitan los hijos.

 

Y, con todo, aquí estamos.

De imperfecciones vestidos.

¡Arreglados en tu fiesta

como signo de dispuesta

condición de redimidos!

 

Éstos que aún te rodean,

como el que ocupa el balcón,

somos parte de esa historia

de siete siglos de gloria

y patrocinado amor.

 

Desde el horno de las tejas

te queremos sin mesura,

aunque exista quien sentencia

la quiebra de la tendencia

por secular apretura.

 

¡Sonríenos, Madre mía!

¡Bendícenos, mi Merced!

¡Enséñanos que la oscura

aprensión que nos apura

no tiene razón de ser!

 

Y que el negro de tu cara

morena, racial y bella

nos incite tolerancia

para acoger sin jactancia

al inmigrante que llega.

 

-3-

Cuida a los sacerdotes,

protege a frailes y monjas,

promueve las vocaciones,

apoya sus intenciones,

condúcelos sin lisonjas.

 

Impúlsanos a los laicos,

enséñanos el glosario

de virtudes que ya alumbro

en la convicción de un mundo

de espíritu mercedario.

 

Amparándonos en ti,

liberando esclavitudes,

aprendiendo de tu Hijo,

alzándome si me aflijo,

humillando altitudes.

 

Y ahora, Merced que alivias

los pesares cotidianos,

no te vayas sin decirte

que Jerez ha de vestirte

de sus mejores arcanos.

 

Los cantes de Santiago,

el arte en La Albarizuela,

La Cartuja y sus caballos,

fe en Federico Mayo,

San Benito y La Plazuela.

 

Las aguas de la Alcubilla

te refresquen la mañana.

La Granja reciba el sol,

y te lo envuelva de amor

por calles, callejas y plazas.

 

-4-

Sea así: todo Jerez

tan a tus plantas volcado

que no solo en el trayecto

recorrido por el centro

fuimos cientos los marianos.

 

Que por Ti, nuestra Patrona,

seguimos sacando pecho

quienes nos regocijamos

de sentirnos a tu lado

un poco menos maltrechos.

 

Por Merced, Ancha y Porvera

bajó la sal y la aurora,

esa esperanza morena

que nos quitará las penas

con tu luz abrumadora.

 

Y ahora que te recoges

sé de nosotros el pábulo,

alimenta en la carencia

y tu voz sea conciencia

que suene a tintinábulo.

 

Has abierto camarines

al rumor de la sencilla

llamada a la oración.

Has abierto el corazón,

Merced, entre campanillas.

 

Ante ti, sin remisión,

se inclinaron los blasones

de esta ciudad-camafeo

que guarda tu conopeo

entre sus mejores dones.

 

-5-

Y si el hondón de la historia

lleva ecos aún, María,

de una panoplia de escudos,

salvanos de ese desnudo

sentimiento de porfía.

 

Tres cuartos ya del milenio

del pendón recién llegado,

y nosotros los guiones

sacamos con los galones

de un memorial propiciado.

 

Enséñanos que, con todo,

ya no es tiempo de banderas.

Muéstranos bien el camino

para que nuestros destinos

sumen razones señeras.

 

Y como no he de negar

donde recrece mi fe,

te pido por los cofrades.

¡Que cada vez más cabales

te lleven por mi Jerez!

 

Y por esos ‘capataces’

de nuestro incierto futuro.

Para que nunca se achanten,

orienta a los gobernantes

a su servicio más puro.

 

Haznos meter bien los hombros,

como buenos costaleros.

Haznos sentir ese orgullo

que a tus plantas arguyo

como talante certero.

 

-6-

Y si, a la voz de Martín,

habéis sido su empuje

hacia el cielo de Jerez,

que la Patrona Merced

vuestra sonrisa dibuje …

 

… en las caras sudorosas

de esta noche septembrina.

¡María, llegó a su templo

y se pararon los tiempos

bajo está luz ya cetrina!

 

¡La Virgen, tras el paseo,

a punto de entrar en casa

nuestra intención bendiga!

¡Señora, que no se diga

que no hay amor en la plaza!

 

¡Santísima redentora

que nos abres los cerrojos;

Florecita de cerezo,

ten el penúltimo rezo

antes de entornar tus ojos!

 

¡Dios te salve allá en la gloria!

¡Dios nos salve de tu mano!

¡Dios nos enseñe el camino

y en las uvas palomino

de viñedos jerezanos …

 

… su sangre se haga ese vino

que consagre la apostura

del Sacramento bendito

que al paladar exquisito

dé su infinita estatura!

 

-7-

¡Ay, sagrario virginal,

que alivias los calabozos!

Merced, que pintas los cielos

del color de los anhelos …

¡Ay, Madre de nuestros gozos!

 

Ya sé que tienes que irte,

que aquí acaba mi alarde,

que el templo, con impaciencia,

por acoger con urgencia

tu señorío ya arde.

 

¡Llena eres de la gracia

porque el Señor es contigo!

¡Bendita, Merced, tú eres

entre todas las mujeres!

¡¡Bendícenos a tus hijos!!

 

¡¡Santa María, Patrona!!

¡¡Madre de Dios, jerezana!!

¡¡Que en la sombra de la noche

perdones nuestro derroche

asegurando el mañana!!

 

¡¡Merced, coronada siempre

de la gloria del Señor,

por los pecadores ruega

y en esta modesta prueba

reconoce nuestro amor!!

 

¡¡¡Que ahora y en la hora

en que se agota la cera,

al final del fervorín,

protege hasta su confín

a este Jerez sin fronteras!!!

 

-8-

Sin comentarios

Escribir un comentario

xerintel
Gestoria Cadiz

Encuesta

¿Existe islamofobia en Jerez?

Cargando ... Cargando ...

Hemeroteca

septiembre 2013
L M X J V S D
« ago   oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Síguenos en Twitter | @reporterosjerez

Twitter Authentication data is incomplete

Videos

Unable to get Youtube feed. Did you supply the correct feed information?

Síguenos en Facebook

En el corazón del Xerez CD

Noticias, Fotos, Vídeos. Completa información al alcance de todos los xerecistas.

Xerez CD

La cantera también juega

Crónicas, resultados, fotos. Participa. Sé protagonista.

Xerez CD

Agenda

Agenda
Algosur

Barrio a Barrio

Servicios