Algosur

Un viaje sin destino

Un estreno de baile flamenco es ante todo la idea de una novedad llevada al papel. Una historia contada a través de la danza, del cuerpo como expresión natural del movimiento. María del Mar Moreno estrenó en Villamarta “De cal viva”. Una particular historia en la que la trama se basó en el recuerdo de la bailaora, de las vivencias de su gente, de la vida de sus mayores en el campo,  de las penurias y dificultades que pasaron y de como ella escuchaba todo aquello y con el paso del tiempo comprendió lo vivido de sus cercanos.

De ella está todo dicho, de su estampa, de su figura, de su forma de bailar. Sus últimas producciones estaban destinadas al baile sin aderezos, a dibujar con su cuerpo los cantes, ya fuera solea, seguiriya o alegrías.

En esta ocasión quiso arriesgar y contar con Ramón Pareja como director de escena además de como dramaturgo. Todavía se empeñan en pensar que esa es la solución a algunos problemas. A María del Mar no le hace falta un guión añadido a su baile, porque salvo excepciones todo lo que le puede pasar es que se pierda.

Buenas intenciones si, pero sin cumplir con el objetivo de encandilar.

Un diseño luminotécnico oscuro, que apenas nos dejó disfrutar de su baile, un escenario apagado que provocaba una falsa tristeza, que bien se podría haber solventado recurriendo tan sólo al cante fue la tónica predominante.

En lo musical el resultado fue notable gracias a la voz de Antonio Malena, Tolo, José de los Camarones y David Carpio. Un homenaje a Lola Flores y a Tia Anica la Piriñaca aportó frescura al espectáculo. Escuchar la voz de la faraona, las sentencias que dictaba cuando habría la boca… Un digno homenaje.

A la trama hay que sumarle que si no hay un programa de mano que traduzca lo que la artista quiere mostrar entonces la pérdida es mayor. La suma de todos los elementos hizo que su baile aunque no lo fuera pareciera repetitivo y acabara por no mostrar la cantidad de detalles que tuvo, o al menos que pasaran desapercibidos. A todo esto el cante de La Macanita nos dejó con la miel en los labios pues no se supo sacar partido al metal de voz que tiene ya que su tiempo en escena fue limitado.

Bien es verdad que en la primera parte el argumento quedó más o menos claro ya fuere por la interpretación de los artistas como por la ilustración del baile  pero por desgracia se fue diluyendo conforme pasaba el tiempo.

El coro del teatro Villamarta fue otra laguna que salvo una explicación razonada de su participación no acabamos de entender. Como intérpretes bordaron su actuación pero no llegaron a hacer suma de partes para dar sentido al total. Su particular interpretación junto al piano de Johanna Raymont interpretando Carmen de Bizet y Merimeè fue brillante. Pero no sólo bastan buenas intenciones y en este caso, las hubo pero falló el resto. Y es una lástima porque María del Mar es muy querida en su tierra, es una gran bailaora y sus trabajos anteriores han sido sobresalientes, pero en esta ocasión no salieron las cosas como se esperaba. Como sentenció Antonio Malena al final de su interpretación:”por un camino de espinas es doloroso andar”.

Sin comentarios

Escribir un comentario

Agrotecma
xerintel
Gestoria Cadiz

Encuesta

¿Existe islamofobia en Jerez?

Cargando ... Cargando ...

Hemeroteca

Síguenos en Twitter | @reporterosjerez

Twitter Authentication data is incomplete

Videos

Unable to get Youtube feed. Did you supply the correct feed information?

Síguenos en Facebook

En el corazón del Xerez CD

Noticias, Fotos, Vídeos. Completa información al alcance de todos los xerecistas.

Xerez CD

La cantera también juega

Crónicas, resultados, fotos. Participa. Sé protagonista.

Xerez CD

Agenda

Agenda
Rodal Cash

Barrio a Barrio

Servicios